Bárbara Walters: “Hay periodistas a los que les gusta ser muy duros y agresivos para hacerse una reputación”

En enero de 2006, la destacada periodista estadounidense Barbara Walters -fallecida el 30 de diciembre pasado, a los 93 años- estuvo una semana de vacaciones en Chile. Pese a que daba pocas entrevistas, en la ocasión conversó con Paula Escobar sobre su larga carrera, los cambios en las audiencias y su retiro de la TV.

A sus 76 años, esta periodista se ha transformado en una celebridad tanto o más importante que muchos de sus entrevistados. Pionera en la televisión americana, fue la primera mujer ancla. Tras años de éxitos, llegó a conducir “20/20”, el emblemático show de noticias de ABC en el que trabajó por 25 años, con los más altos ratings e influencia.

Desde ese sitial de entrevistadora estrella, interrogó a los mayores líderes mundiales, y también a las celebridades más populares. Desde Richard Nixon hasta Monica Lewinksy, pasando por Martha Stewart y Hillary Clinton.

Pero el año pasado decidió dejar su programa y comenzar una nueva etapa, en que solo hará cuatro programas al año, además de un programa magazinesco de mediodía: “The View”. Y en este nuevo esquema de vida se propuso viajar a conocer países como el nuestro.

“Estas vacaciones en Chile han sido fantásticas. Antes solo había estado en un país de Latinoamérica, Venezuela, y por poco tiempo. También he estado en Cuba, pero eso es muy diferente. Cuando era joven y mis padres me llevaban de viaje, nos llevaban a Europa, no a Latinoamérica. Y los americanos todavía no lo hacen. Y no estamos muy bien informados de la realidad de acá. Este viaje ha sido una gran oportunidad. Estuvimos en Santiago, almorzamos con el Presidente (Ricardo Lagos) en Valparaíso, fuimos a la casa de Neruda, comimos con nuestro embajador y directores de diarios. Esa parte del viaje fue ocupada. Luego fuimos a Puyuhuapi, en el sur. Y llovió, llovió, llovió. Estuvimos en las termas y conocimos el glaciar San Rafael. Pude ver la tierra, la montaña, los volcanes, la ciudad.

Walters en fotografía del Jewish Women´s Archive.
Walters en fotografía del Jewish Women´s Archive.

-Después de todos sus años de profesión, ¿qué admira en un buen periodista?

-A los que hayan hecho su tarea… Todos deberían hacerla. Pero todavía hay gente que pregunta: ¿a quién entrevistó?, ¿cómo partió? Además, con Google no hay excusa para no saber algo. Y también creo que es importante ser justo. Yo trato de serlo. A veces hay periodistas a los que les gusta ser muy duros y agresivos para hacerse una reputación, pero pienso que ésa es la manera fácil. Es fácil hacer preguntas rudas solo para obtener una reacción. Es más difícil realmente explorar y descubrir cuáles son las visiones de esa persona. En general, los periodistas conmigo -aunque doy pocas entrevistas- son justos. Pero tengo la ventaja de que soy vieja. Y mientras más viejo, menos te atacan. Ésa es una de las pocas ventajas de ser mayor.

 -¿Cuál es la idea más equivocada que hay sobre usted?

-La peor que había sobre mí era que era autoritaria. Haciendo el programa de mediodía en los últimos años eso cambió. Porque es sin libreto, y eso me permitió ser divertida y relajada. Mi hija estaba muy feliz con eso, porque la gente le decía: debe ser muy difícil tenerla como madre. Era una impresión, porque por muchos años hice entrevistas políticas en que debes estar a cargo y tener autoridad, y la gente te considera muy directa. Pero la gente en Estados Unidos me conoce muy bien. Y por años, de años, de años. Incluso un niño me reconoció y me dijo: deme un autógrafo para mi abuela. ¿No para ti?, le pregunté; no, para mi abuela, me dijo.

 -¿Cómo se toma las críticas?

-Hasta hoy, no leo las críticas. Y le digo a mi asistente que no me las lea.

 -¿Por qué?

-Porque no creo que te ayude. Hago otras cosas para promover el programa. Y si es una buena crítica, no creo que haga la diferencia. Si es mala, probablemente seré herida.

El meditado adiós de “20/20”

 -Usted dijo que renunció a “20/20” porque quería irse en el punto alto de su carrera. ¿Cuándo y por qué se dio cuenta de que era el momento para irse?

-Lo pensé por mucho tiempo. Y al único que le conté fue a David Westin, el presidente de ABC. Le conté tres meses antes, y lo había pensado por varios años. Y por más de una razón. Adoraba el show y a la gente. Y sigo trabajando con ellos, porque hago los especiales cuatro veces al año con el mismo equipo. Pero pensé que lo que estaba haciendo era repetido. Ya no era tan emocionante para mí. Además, sentí que estábamos haciendo más celebridades, asesinos… Estaba cansada de ellos. Ahora tenemos una tendencia en nuestro país de enfocarse en las audiencias más jóvenes, de 18 a 49. Y ellos quieren celebridades, y no jefes de Estado. Entrevisté en septiembre al nuevo rey de Arabia Saudí. No había dado ninguna entrevista antes. Y la di en “20/20”, y me dijeron: ¿Qué tal seis minutos? Hubo un tiempo en el que le hubieras dado 20, 15 minutos… pero ahora la gente joven no quiere verlo.

“Pero me costó irme, y sabía que el programa iba a cambiar cuando me fuera, y cambió, con más historias de estilo de vida. Y luego pensé: han sido 25 años… no podía creerlo. Y si yo esperaba a que mi contrato venciera, podría haber pasado que ya no me quisieran más. Así es que me fui dos años antes. Pero no me jubilé, porque ahora puedo hacer un viaje como éste. No recuerdo antes un viaje sin celular ni mail. Y el hecho de venir acá sin pedir una entrevista con la doctora Bachelet (N. de la R.: en ese momento candidata presidencial) requirió contenerme, pero sabía que si lo hacía, hubiera estado haciendo entrevistas con los productores, pidiendo el diario traducido todo el día, y no habrían podido ser vacaciones…”.

Barbara Walters entrevista al presidente Barack Obama en 2012 para The View, de la cadena ABC. GETTY IMAGES
Barbara Walters entrevista al presidente Barack Obama en 2012 para The View, de la cadena ABC. GETTY IMAGES

*Esta entrevista fue publicada originalmente el 14 de enero de 2006 en revista Sábado de El Mercurio.